Libros por Silvana Angelini

Werner Herzog camina sobre el hielo

Las primera páginas del libro Del caminar sobre el hielo. Múnich-París 23/11 al 14/12 de 1974, el diario escrito por el director de cine alemán Werner Herzog marcan el tono que tendrá el relato: un viaje por la naturaleza con la intención de caminar un mes para que no muera su mejor amiga. Con esta primicia Herzog comienza el libro: “A fines de noviembre de 1974 me llamó un amigo desde París y me dijo que Lotte Eisner estaba muy enferma y que probablemente moriría, a lo que yo dije que eso no podía ser, no en este momento, el cine alemán aún no podía prescindir de ella, no debíamos permitir que eso sucediera. Agarré una chaqueta, una brújula y un bolso con lo estrictamente necesario. Mis botas eran tan sólidas y nuevas que confiaba en ellas. Tomé el camino más recto hacia París, con la firme creencia de que ella seguiría con vida si yo iba a pie”.

Herzog comienza un viaje de un mes a pie desde Múnich a París para ir a ver a su amiga Lotte Eisner, quien fue una de las primeras mujeres críticas de cine, y mentora de Herzog. Además fue cofundadora de la Filmoteca Francesa y gracias a ella se mantienen centenares de filmes y testimonios relacionados con el cine alemán de entreguerras. Herzog camina 900 kilómetros para que Lotte no se muera, quien sabemos que estaba luchando contra un cáncer: “No va a morir, yo no lo permito. No morirá, no. No ahora, no lo tiene permitido. No, no va a morir porque no se está muriendo. Mis pasos son firmes. Y ahora tiembla la tierra. Cuando yo camino, camina un bisonte”.

En un mes de travesía se enfrenta al espíritu de la naturaleza, viaja liviano, duerme en casas abandonadas, y se encuentra con el poder del ecosistema. El frío y la lluvia de esos meses hacen que su viaje sea pesado, en su diario anota todo lo que sucede, relata el “campo llovido, el césped aplastado y sucio… Afuera, en el frío, las primeras vacas; eso me emociona”. Herzog relata de manera detallada la presencia de los pájaros, las cosechas a su alrededor, los arados, la luna, el bosque, la leña y anota: “Afuera hay niebla, un frío indeciblemente helado. Sobre el estanque flota una membrana de hielo. Los pájaros se despiertan; ruidos. En el puentecito mis pasos suenan huecos.”

Este viaje conecta a Herzog con la naturaleza, un mes caminando con la entorno natural de fondo lo hace ver las cosas diferentes, tener ese contacto lo transforma, y nos hace preguntarnos ¿en qué momento dejamos de estar cerca de ella? ¿en qué momento nos separamos? El hombre y la mujer tienen una relación innegable con la naturaleza, este diario de Werner nos recuerda esa ligazón, esta unión innegable que a veces se nos olvida. Y que gracias a este libro nos hace volver y recordar. Herzog nos hace sentir el frío, el pasto mojado, la noche en el campo, lugares, en los que sin duda hemos sido felices.

Finalmente Herzog llega a París y se encuentra con su amiga, llega cansado a ver a Lotte Eisner marcada por la enfermedad. El libro cierra con este hermoso párrafo: “Juntos, le dije, vamos a cocinar fuego y a detener pescados. Ahí, me miró, sonrió muy delicadamente y, como sabía que yo estaba a pie y por eso desprotegido, me entendió. Por un breve y delicado momento algo dulce atravesó mi cuerpo muerto de cansancio. Entonces le dije: abra las ventanas, desde hace unos días que puedo volar.”

Libro: Del caminar sobre el hielo. Münich-París 23/11 al 14/12 de 1974

Autor: Werner Herzog

Editorial Hueders Disponible en https://tienda.hueders.cl/products/del-caminar-sobre-hielo



#Tags

+ CULTURA EN TV

AMIGXS

BIENAL DE ARTES MEDIALES / CENTRO CULTURAL LA MONEDA /ARCHIVO PATRIMONIAL USACH / MSSA / IME / UPLATV / CANAL180 / RED TAL / ARQ FILM FEST SANTIAGO / ARCA TV

ENCUENTRANOS

VTR CANAL 43
GTD CANAL 37
CLARO CANAL 126

NUESTRAS RRSS