SELECCIONES | Amuhuelai-mi

Si bien la presencia femenina en el campo del documental no es muy profusa hasta entrado el nuevo milenio, tenemos casos como el de este cortometraje documental coproducido por Chilefilms y el Instituto de Cinematografía Educativa del Ministerio de Educación, entidad a la que la realizadora Marilú Mallet se integra en 1972 tras sus estudios de Arquitectura y una estadía en Cuba en la que desarrolla su interés por el cine.

En un viaje al sur de Chile, la realizadora se interesa por el fenómeno de la migración mapuche hacia la ciudad motivada por la precariedad a la que las vidas de los pueblos originarios han sido condenadas por el Estado chileno, así con la ayuda de dirigentes de la provincia de Cautín, Mallet filma su primer trabajo de marcado corte militante y cuyo tratamiento se supedita a la urgencia de la denuncia.

Captura de pantalla del cortometraje documental de Marilú Mallet llamado Amuhuelai-mi, recomendado por Martín Núñez para ARTV.

Para contextualizar el tema del documental, éste se inicia con el registro sonoro de la voz de un dirigente del Partido Nacional quien da cuenta de la política con que la derecha chilena ha confrontado a la Nación Mapuche y de las falacias que han levantado en torno a éste en sus libros de historia.

Luego de los títulos de inicio, Mallet nos muestra planos de contextualización a los que se sobrepone la voz de un miembro de una comunidad Mapuche que expone la precarización y el saqueo a los que ha sido sometido su pueblo, estos datos se van complementado hábilmente con la inclusión de gráficas estadísticas contundentes que dan cuenta de la usurpación de tierras por parte del Estado en favor de los inmigrantes europeos, mientras que el material filmado va dando paso al registro de las actividades propias de las empobrecidas comunidades al ritmo de melodías ancestrales hasta retratar los infames Juzgados de Indios, entidad clave para legalizar el robo de tierras como veremos en los intertítulos que continúan durante la segunda mitad del documental, esta vez al ritmo de la música de Santana y que nos muestra la precarización y el abuso laboral al que están condenados los mapuche que emigran a la ciudad y que se grafica con una secuencia en la que vemos las humillantes condiciones a las que son sometidos quienes trabajan en la industria panificadora, hasta llegar a un epílogo con un montaje frenético que da cuenta del espíritu esperanzador que supone el cambio de relaciones chileno-mapuche propuesto por el gobierno de la Unidad Popular graficado en una visita del presidente Allende a la zona de Cautín y Lautaro al tiempo que las gráficas dan paso a los recortes de prensa que dan cuenta de las leyes que por primera vez favorecerán a los dueños de la tierra.

Si bien estéticamente el documental es algo tosco en lo visual (“Yo sabía pura teoría y nunca había tomado una máquina; así que todas las tomas me salieron corridas y mal hechas. Luego monté la filmación con Carlos Piaggio, quien hizo que quedara bien” contaría Mallet al diario la Época en 1990), esto se compensa sobradamente por el tono político urgente y la denuncia plasmada por la realizadora apenas un año antes de tener que dejar el país fruto del Golpe de Estado, estableciéndose en Canadá, país en donde realizó piezas mucho más elaboradas y que constituyen excelentes muestras del cine chileno en el exilio hechas con la misma urgencia pero, fruto de la derrota, sin el mismo fervor.

Martín Núñez, colaborador, Canal ARTV



#Tags

+ CULTURA EN TV

AMIGXS

BIENAL DE ARTES MEDIALES / CENTRO CULTURAL LA MONEDA / ARCHIVO PATRIMONIAL USACH / MSSA / IME / UPLATV / CANAL180 / RED TAL / ARQ FILM FEST SANTIAGO / ARCA TV / BALMACEDA ARTE JOVEN / CENTRO NAVE

ENCUENTRANOS

VTR CANAL 742
GTD CANAL 37
CLARO CANAL 126

NUESTRAS RRSS