Cine por Martín Núñez

En una nueva selección de filmografía, nuestro colaborador Martín Núñez se detiene para reflexionar respecto al futuro representado en «La Casa en que vivimos» (1970)

La Casa en que Vivimos, Chile, 1970

Tres años después de Largo Viaje, el director Patricio Kaulen estrena esta cinta en la que retrata los sueños y frustraciones de una familia adscrita a la llamada clase media para la que el anhelo de la casa propia transforma sus conductas y relaciones.

Domingo Tessier interpreta a Domingo, un funcionario público que sueña con dejar Talca y ser transferido a una oficina santiaguina, integrando así la segunda camada migratoria que en lugar de campesinos comprende a profesionales y burócratas que se ilusionan con las posibilidades que la capital les puede ofrecer. En sus sueños le acompaña Luchita, encarnada por Carmen Barros, una dueña de casa que también debe soportar las conductas comunes de los hombres del Siglo XX y que como carga extra debe lidiar con la crianza de sus tres hijos.

Lo que podría ser una película convencional sobre los dramas de una clase social en ciernes se transforma en un ejercicio temporal por el que apuesta Kaulen al presentar una narración ambientada en tres épocas de nuestro país y de la misma familia retratada.

En la década de los 40 se nos relatan los inicios de la pareja, de la carrera profesional de Domingo y de su llegada a Santiago, todo salpicado por las vicisitudes políticas de la época y el nacimiento de los hijos de la pareja, quienes son fundamentales para el desarrollo del presente propuesto por el film en la década de su realización y filmados en colores en contraposición al sepia del pasado, cromatismos que van rotando ágilmente por la pantalla y que hacen dialogar ambos tiempos según el guion lo requiera, ya sea como flashbacks, raccontos o flashforwards como es el caso del futuro que imagina Kaulen y que se ambienta en la entonces próxima década de los 1980.

Este futuro está procesado en blanco y negro y sirve para predecir las descomposiciones del tejido humano y familiar fruto de una anhelada “movilidad social”, así este tiempo cinematográfico es el resultado de todo lo que se nos ha mostrado y actúa como fábula para ilustrar las consecuencias humanas producidas por los deseos materiales por más legítimos que estos sean.

La Casa en que Vivimos es el primer largometraje chileno que plasma en pantalla una visión futurista que pese a lo breve de su metraje sorprende por sus predicciones más allá de lo social. Las videoconferencias suplen el contacto físico/familiar, dándonos a entender que el deterioro de los vínculos no solo afectan a la familia protagonista (que perpetúa sus problemas económico/profesionales), sino que al total de la sociedad. En cuanto a la dirección de arte tenemos otro acierto predictivo en sus decorados minimalistas donde sobresale el uso de pantallas de televisión planas y apaisadas (las que se nos muestran en color) y cierto guiño a la popularización de las corrientes new age.

En su época el film generó críticas por la liviandad con que retrata a la clase media, pero 50 años más tarde el trabajo de Kaulen se vuelve necesario para comprender fenómenos sociales que aun hoy pesan en nuestra sociedad. Podríamos decir que además de su visión futurista La Casa en que Vivimos es una pieza que cobra relevancia en un futuro más lejano que el predicho, un futuro en el que las relaciones sociales y familiares se supeditan a las económicas, un futuro que ya llegó pero que no por ello resulta inamovible.



#Tags

+ CULTURA EN TV

AMIGXS

BIENAL DE ARTES MEDIALES / CENTRO CULTURAL LA MONEDA /ARCHIVO PATRIMONIAL USACH / MSSA / IME / UPLATV / CANAL180 / RED TAL / ARQ FILM FEST SANTIAGO / ARCA TV

ENCUENTRANOS

VTR CANAL 43
GTD CANAL 37
CLARO CANAL 126

NUESTRAS RRSS